La impresión digital es el proceso que consiste en la impresión directa de un archivo digital sobre un material apto que puede ser tanto rígido (PVC, FOAM, Metacrilato, cartón, etc) como flexible (lona, vinilo, canvas, etc).

Es habitual, tanto para los profesionales del sector como para los que no lo son, que la impresión digital en Madrid, por ejemplo,  al estar dispersa en cuanto a tecnologías, aplicaciones, ofertantes y ubicaciones pase desapercibida y echamos en falta estudios que muestren la totalidad del fenómeno, tanto su penetración tecnológica como su grado de crecimiento.

En cuanto a su implantación podemos hablar de dos caminos distintos que la diferencian de otros sistemas de impresión.

  1. La utilización en entornos que no pertenecen al sector gráfico, tanto en oficinas, residencias de particulares o departamentos internos de marketing en ciertas empresas, por ejemplo.  Podemos encontrar cada vez de manera más habitual productos impresos en sistema digital tomando un café en el office de la empresa, en un cuadro de la sala de juntas de la empresa o en la pared del hogar.
  2. La utilización, como no podría ser de otra manera, en el entorno gráfico. Como complemento de los sistemas tradicionales de impresión. Hace unos años esto se concretaba en la producción de tiradas cortas no rentables para los sistemas tradicionales aunque en los últimos años, gracias a la mejora tecnológica, puede asumir tiradas no tan cortas en clara competencia con los sistemas tradicionales.

 

impresion digital madrid

 

En la actualidad, en el sector de la impresión digital en Madrid, hay empresas altamente especializadas en actividades concretas, que han ido delimitando las aplicaciones de dicha tecnología. Esto hace que se conviertan en fundamentales las sinergias entre estas empresas especializadas para poder satisfacer la cada vez más variada demanda de los consumidores.

A continuación vamos a señalar algunas de las principales aplicaciones de este modo de impresión  que en conjunto han alcanzado una considerable cuota de mercado. Las siguientes opciones pueden darse tanto de forma individual como combinadas entre sí.

Impresión distribuida, puedes tener una gestión de la producción centralizada como distribuida en una amplia zona geográfica. Ideal para las campañas promocionales y para minimizar costes de transporte, por ejemplo.

Impresión de gran formato, es el único modo de producir lonas de fachada, promocionales o vallas publicitarias.

Impresión bajo demanda, impresión de encargos pequeños tanto para personas físicas como para empresas. La opción de incorporar “web to print” está completamente ligada a este apartado.

Impresión JIT (Just In Time), la palabra urgencia es una constante en este sector y la impresión digital es el aliado perfecto para satisfacer una necesidad puntual que puede surgir en un evento (congresos, juntas, exposiciones… etc).

Tiradas cortas, esta ventaja es la principal responsable del boom de la impresión digital a principios de este siglo. Una auténtica revolución poder imprimir 10 creatividades distintas sin ningún incremento en el coste por el hecho de esa diferencia.

A pesar de que consideramos estas ventajas o aplicaciones como maduras el margen de crecimiento sigue siendo grande. La impresión digital vino para quedarse y para conquistar el mundo de la producción gráfica. Para más información sobre esta tecnología visite -> Impresión digital